Amalia Domingo - ESPIRITAS.ES

Espíritas.es
Espíritas.es
Vaya al Contenido

Amalia Domingo

BIOGRAFIAS
[image:image-0]Amalia Domingo Soler nace el 10 de noviembre de 1835 en Sevilla, bajo el reinado de la Reina Isabel II. Sevilla, era en aquella época una ciudad importante ya que era destino de muchas rutas más allá del mar, cuando desde 1808 hasta 1814 las tropas de Napoleón invadieron España, provocando tal crisis que se perdieron gran parte de las colonias que tenia.

Pocos días después de nacer una afección ocular estuvo a punto de dejarla ciega, pero gracias a los medicamentos que un modesto farmacéutico le proporcionó pudo recuperar su visión, aunque quedo bastante dañada, y tuvo problemas a lo largo de toda su vida. No obstante, su madre la enseño a leer desde que tenía dos años y al cumplir cinco leía ya perfectamente.

Su padre las abandonó incluso antes de que Amalia naciera y fue su madre quien se encargó de cuidarla y sacarla adelante. Sin duda esto hizo que madre e hija se hicieran inseparables.

Desde pequeña mostró mucho interés por la literatura, tanto que a los 10 años escribió sus primeras poesías, publicándolas a los 18 años.

Su madre, a la que permanecía muy unida, falleció cuando ella tenía 25 años. Esto le causó un gran dolor hasta el punto de que perdió la memoria durante tres meses.

Al poco tiempo decidió irse a Madrid a trabajar, ya que habían gastado todos sus ahorros en la enfermedad de su madre. Trabajaba día y noche lo que provocó que poco a poco fuera perdiendo más vista. A raíz de esto, su vida empeoró hasta el punto de querer suicidarse.

Una noche su madre se le apareció y volvió a creer en Dios y buscó refugio en las iglesias.

En una de las iglesias conoció a una señora de la cual se hizo muy amiga y ésta le hablo de un médico homeópata llamado Joaquín Hyrsen, un médico materialista que le dice que hay unos nuevos locos que creían con la mejor fe del mundo que el Espíritu vive toda la eternidad, encarnando tantas veces como lo necesita en la Tierra y en otros mundos, adquiriendo conocimientos y perfeccionándose y pagando las faltas del pasado. Todo ello la llevó a hacerse algunas preguntas de orden más trascendente: quién era, de dónde venía… y en ese momento empezó a interesarse por el espiritismo, leyendo todo lo que encontraba y pensó que la única manera que tenía para tener acceso a las revistas era escribiendo para ellas.

En 1873 envió una poesía a un periódico de Alicante llamado La Revelación, siendo publicada en el número 26 de dicha revista. Sus artículos tuvieron una gran aceptación y poco a poco se integró en el movimiento espírita. Colaboró con varios artículos en la Revista de Estudios Psicológicos de Barcelona, cuyo director era José María Fernández Colavida, que le regaló a Amalia la colección completa de su revista y todas las obras de Allan Kardec.

El 31 de Marzo de 1875 Amalia asistió a la reunión que se celebraba por el aniversario de la desencarnación de Allan Kardec en el Salón de la Sociedad Espírita Española, donde leyó una poesía que había escrito y titulado “A la Memoria de Allan Kardec”.
El 10 de Agosto de 1876 decide irse a vivir a Barcelona, donde el grupo espírita Círculo La Buena Nueva, la invita para que encuentre mejores condiciones de trabajo, pero al poco tiempo su vista vuelve a empeorar y tiene que dejar de trabajar. Conoció a Miguel Vives en las reuniones que se hacen en La Buena Nueva, gran médium que le dio varios mensajes de su madre.

En Mayo de 1879, el presidente de La Buena Nueva, le presenta a Juan Torrents, un editor espírita y la pide que escriba y dirija un periódico realizado solo por mujeres. El 22 de Mayo de ese mismo año se publica el primer número de ese periódico, con una mala aceptación ya que el artículo que escribió Amalia llamado “La idea de Dios” fue denunciado y condenado a 42 semanas de suspensión.

Fue el 9 de Julio también de ese mismo año, a través de un amigo médium recibe una comunicación de el Padre Germán, que se presentó como su guía y que a través de su amigo le dictó sus memorias. En 1891 Amalia escribió sus memorias y artículos que fueron publicados en periódicos como El Criterio y el Espiritismo, la Revista Espírita de Montevideo, La Ilustración en México..
Amalia desencarnó en Barcelona el 29 de Abril de 1909 a los 74 años y con su biografía sin terminar, pero el 10 de Julio de 1912, una médium llamada María y amiga de Amalia, recibió una comunicación de ella donde le dictaba el final de sus memorias.
En Iberoamérica, España y Portugal es reconocida por su libro Memorias del Padre Germán, dictado por su guía espiritual.

Algunas publicaciones de Amalia fueron:
  • Un ramo de amapolas y una lluvia de perlas,
  • Memorias del Padre Germán, (Memorias del Padre Germán: comunicaciones obtenías por el médium parlante del Centro Espírita La Buena Nueva de la ex villa de Gracia)
  • Te perdono: memorias de un espíritu,
  • Ramos de violetas,
  • Memorias de una mujer,
  • Hechos que prueban,
  • Réplicas de Amalia,
  • La Luz del Camino,
  • La Luz que nos Guía
  • La Luz del Porvenir
  • La Luz del Futuro
  • La Luz de la Verdad
  • Cuentos Espíritas, además de multitud de cartas, artículos y poesías.
  • Sus más hermosos escritos
  • Réplicas (El Espiritismo refutando los errores del Catolicismo)
  • Relatos para todos
  • Las Grandes Virtudes

Centro Espírita Anoia

Made by  Centro Espírita Anoia
Regreso al contenido